Busca Tu Receta Favorita aquí:

viernes, 11 de julio de 2014

1er Aniversario en Montreal


El 14 de julio de 2013 llegamos a Montreal nuestro nuevo hogar, ya ha pasado casi un año, tan rápido que lo sentimos como si fuera un mes...


Un año de vivir nuevas emociones, pasar por 4 estaciones hermosas pero intensas, un invierno tan frío que jamás pensarías que puede existir el verano, un verano tan caliente que te hace pensar que es imposible que halla tanto frío en invierno, una primavera tan hermosa llena de tantos colores pero al mismo tiempo tan corta que hay que vivirla apasionadamente! y si que lo hicimos, por decir lo menos tuvimos picnics todos los días ;) y el otoño sin duda mi favorita, pienso que es la estación más bella para estar en Canadá, es tan mágico ver como cambian los colores de las hojas de verdad me sentía dentro de un cuadro de Van Gogh.


Es impresionante cómo a pesar de pasear tanto, de conocer muchos y distintos lugares siempre hay algo nuevo para nosotros, inclusive en nuestro vecindario hemos conseguido caminos nuevos con vistas espectaculares de mi amado Saint Laurent.



En un año nos hemos enamorado completamente de esta hermosa ciudad, su diversidad cultural y la amabilidad de su gente, es lindo ver como  inmigrantes y  autóctonos terminamos convirtiéndonos en la misma cosa  Montrealers.

Mi parte favorita de Montreal es definitivamente la cultura, me encanta como siempre tienen un espacio para las familias brindando una gran importancia a los niños, es genial como todos los fines de semana tenemos algo que hacer; definitivamente el nombre de la "ciudad de los festivales" lo tiene muy bien merecido.


Hemos participado en todos los festivales (tanto los de invierno como los de verano), visitado lugares turísticos y no tan turísticos, disfrutado de la la gastronomía tan diversa con sabores tan pintorescos propios de una ciudad multicultural como esta, llena de tantos restaurantes desde los más elegantes hasta los más sencillos, sin contar con las delicias que encontramos en los mercados como el marché atwater o el jean talon, además de los picnics.


Adicionalmente, hemos realizado las distintas actividades recreacionales que van desde ir a patinar sobre hielo en las pistas naturales, lanzarse en trineo de distintas colinas, construir muñecos de nieve, disfrutar de barbacoas (parrillas) tanto en invierno con las fogatas como en el verano, además del aire fresco y de la vista de los hermosos parques con los que contamos en la ciudad, especialmente el mount royal que me recuerda un poco a esos paseos que hacíamos a las montañas en Venezuela y desde donde hay una vista espectacular de Montreal, hemos tomado el sol en las distintas terrazas y playas si... hay playas no les voy a mentir diciendo que son las mas hermosas y que se sentirán como en el caribe, pero al menos estan limpias y tienen su encanto, me agradan porque son como un pequeño oasis dentro de la ciudad y creanme que después de vivir un invierno tan largo el cuerpo pide playa así sea artificial.   
Este año ha estado acompañado de emociones tan intensas como el clima... Grandes alegrías por las novedades que hemos vivido como familia, por encontrar nuevos y maravillosos amigos de todas partes del mundo quienes nos han confirmado que a pesar de vernos muy distintos por fuera somos iguales por dentro. 

Pero así como hemos vivido alegrías también nos ha tocado la nostalgia y la tristeza de estar lejos de nuestras familias y amigos de siempre, de ver crecer a nuestra pequeña lejos de sus abuelos, tíos y primos, y de ver como nuestros sobrinos crecen lejos de nosotros...


Sin embargo estamos agradecidos de vivir en esta época donde a pesar de la distancia nos sentimos cerca gracias a la tecnología y distintas aplicaciones que nos han permitido cantar el cumpleaños para todos, darnos un abrazo virtual de feliz navidad y feliz año nuevo, si yo se que no es lo mismo... lo estoy viviendo pero me conformo con eso ya que a nuestros antepasados les tocó mucho peor que a nosotros cuando tuvieron que dejar sus tierras buscando un futuro mejor. 

A pesar de que las circunstancias nos han alejado físicamente nunca dejaremos que la distancia nos separe, siempre lucharemos para sentirnos cerca de los que más queremos sin importar en el lugar que estén, me gusta pensar que las cosas que pasan son las correctas no importa si buenas o malas pero son perfectas, debemos ser fuertes para aprender de ellas y seguir adelante porque cuando los lazos de amor son verdaderos no hay nada ni nadie que pueda romperlos.

Un año de sentimientos encontrados sin duda... sin embargo continuamos hacia adelante, esperando vivir muchas más aventuras y soñando con la posibilidad de que las cosas mejoren en nuestro país de origen Venezuela para poder regresar de visita y para que los que dejamos atrás pero tenemos siempre presentes tengan la posibilidad de visitarnos también.