Busca Tu Receta Favorita aquí:

viernes, 13 de junio de 2014

Colas de Langosta


En Montreal estamos en temporada de langosta! esto se puede apreciar en todas partes ya que muchos restaurantes tienen sus promociones por el "Festival de la Langosta" y en los supermercados se consiguen muchas ofertas, honestamente están a muy buen precio y las puedes comprar vivas, pre-cocidas, congeladas, enteras o en partes, si están en Montreal como yo no desaprovechen esta deliciosa oportunidad. 

Esta vez les traigo mi forma favorita de preparar y comer las colas de langosta, les cuento que a mi me encantan simplemente hervidas a la perfección y bañadas en una rica mantequilla de ajo y perejil. 


Cocinar langostas parece complicado pero no lo es, es sumamente sencillo inclusive para la gente que nunca ha preparado nada,  y lo mejor es que son tan lindas y deliciosas que nos ayudan a consentir e impresionar a nuestros seres queridos.

Que más romántico que cocinarle a ese ser especial y de paso unas lindas y deliciosas colas de langosta?  En la cocina simplemente hay que perder el miedo y dejarse llevar, cocinar langostas hervidas es sumamente sencillo, simplemente debemos estar pendientes del tiempo y listo! Langosta perfecta en casita!

A mi me gusta acompañar las colas de langosta con una rica ensalada tropical y un dulce puré de batatas (patatas dulces), la mantequilla de ajo la podemos comprar lista o la podemos preparar en casa.
Hoy también les muestro como preparar esta deliciosa y sencilla mantequilla, la cual nos sirve para acompañar unos ricos camarones, vieiras, un pollo asado, además de cualquier tipo de carne, papas, pan, etc, etc, etc...

La receta de hoy es para 2 personas.

Receta:

Ingredientes:

Para las Colas de Langosta:
4 Colas de Langosta congeladas de 300 gramos aproximadamente cada una
2 Cucharadas de Sal
1 y 1/2 Litros de Agua

Para la Mantequilla de Ajo:
1/4 Taza de Mantequilla con sal
1 Diente de Ajo
1/2 Cucharada de Perejil Seco

Preparación:
Para las Colas de Langosta:

Lo primero que debemos hacer es descongelar nuestras langostas, para esto debemos dejarlas en la nevera (heladera, refrigerador) de 10 a 12 horas. Sabemos que están listas porque la carne esta suave al tacto.

En una olla agregamos el agua y la sal y llevamos a fuego alto para que hierva (sabemos que el agua está hirviendo porque hace burbujas grandes).
En este punto, llevamos el fuego a temperatura baja y agregamos nuestras colas de langosta, las dejamos hervir suavemente, es decir, que las burbujas de agua sean pequeñas durante 10 minutos. 
La relación para cocinar las colas de langosta perfectamente es según su peso, por cada 30 gramos se deben hervir durante 1 minuto.


Sabemos que nuestras colas de langosta están listas porque su caparazón se torna de color rojo y su carne de color blanco.

A mi me gusta servirlas tal cual salen de la olla con la mantequilla el puré de batatas y la ensalada tropical como contornos, pero si queremos facilitar el trabajo a nuestros invitados, podemos separar la carne del caparazón, para esto hacemos una incisión a lo largo de la parte superior de la cola de langosta, luego la volteamos y con una cuchara vamos separando poco a poco con mucho cuidado de no romper la carne.



Para la Mantequilla de Ajo:

En el microondas: agregamos la mantequilla el ajo y el perejil en un bowl apto para hornos microondas y vamos calentando poco a poco en intervalos de 5 segundos para no quemar nuestra mantequilla, revolvemos entre intervalos hasta que nuestra mantequilla esté completamente derretida.

En una olla: agregamos la mantequilla, el ajo y el perejil y llevamos a fuego bajo, revolvemos constantemente hasta que nuestra mantequilla esté completamente derretida.

En ambos casos, debemos retirar la espuma con ayuda de una cuchara y listo!


La mantequilla de ajo es un excelente acompañamiento para carnes, aves y pescados.



Tips:

Antes de preparar esta deliciosa receta, debemos preguntar a nuestros invitados si poseen algún tipo de alergia alimenticia.

Si estamos preparando una cena romántica, procuremos que no nos falte un buen vino blanco para acompañar este delicioso plato.